Tomatis

Estoy en mi segunda fase del método Tomatis, esto en Ecuador, es algo no conocido y comun. Y mucho menos que se haya aplicado en un músico, tengo el gusto y la suerte (aunque Dios no juega a los dados)  de hacer esta terapia sonora con la consultora ecuatoriana de mayor nivel en el Ecuador: María Gabriela Mena. Pero como diría en Star Wars: A long time ago… In a far far galaxy…

Conocí del metodo Tomatis hace unos 4 años, gracias a una interesante conversación con Sofía Izurieta, mi entrañable amiga y Directora del Conservatorio Franz Liszt. Estaba en mis últimos años de la licenciatura de Psicología Clínica y en mis primeros 4 años como estudiante de canto en el Conservatorio.

Estaba planteando mi tema de investigación sobre música y psicología para la tesis de grado de Psicólogo y parte del marco teórico fue tomado de la base teórica del Método Tomatis, que en resumen dice que todo lo que podemos emitir (hablar y/o cantar) es algo que hemos aprendido previamente. Pero más allá, Alfred (mi tocayo) Tomatis,  plantea que la energía sonora y la función del oido es fundamental, más del 80% de la energía del cerebro viene de la estimulación que recibe y procesa el oido.  Algo también interesante es que tenemos dos tipos de escucha: la escucha externa o aerea y la escucha interna u osea. Y que cada una de estas escuchas puede alterarse por algun suceso emocional. El cerebro puede bloquear la escucha de ciertas frecuencias, a manera de defensa y resistencia. Ahora tomemos en cuenta lo siguiente: los humanos escuchamos de los 120 Hz a los 12-16KHz. Hay un rango de frecuencias que tiene que ver con esferas motrices, lingüísticas y siempre el aspecto emocional. El proceso de esta terapia es ejercitar los musculos del sistema auditivo para que recuperen su función. Esto me es dificil de explicar ya que en buena parte Tomatis tiene su magia. Entonces esto va más allá de un aprendizaje meramente cognitivo, es un asunto de energía, electromagnetismo, emociones, equilibrio…

Mi mayor motivación fue superar mis dificultades que tenía en el canto: no lograba escucharme y no podía trabajar con mi voz en las clases de canto (nuestro maestro de canto en el Conservatorio es Aleksandr Tamazov, un tipaso y verdadero maestro). Típico es: ampliar el registro vocal con las notas graves y agudas, es uno de los principales objetivos de estudiar canto, y justamente sentía que no sabía cómo continuar en el canto. Un día me armé de valor, y ahora puedo decir que fue también fe, y me contacté con María Gabriela. Empecé con un test de escucha y después me mostró que tenía un desvalance en unas frecuencias agudas y otras graves en ambos de mis oidos. Pues bueno, manos a la obra, más bien oidos:

La máquina de Tomatis, según lo puedo explicar, genera cambios en la ecualización de la obra musical en momentos asimétricos, en las diferentes frecuencias y entre las tres bocinas de los audífonos de Tomatis: dos para los odios y uno en la coronilla que es para la escucha osea

Usamos mucha música de Mozart, cantos gregorianos y más Mozart. La primer fase era de barrido, de preparar al cerebro y encerar, por así decirlo, al odio, la escucha y el sistema nervioso. Por catorce días, dos horas diarias, con  los domingos de descanso, hice mi primera fase.

El mayor cambio que pude notar es que la escucha y percepción en mi oido izquierdo (el oido del procesamiento melódico) ha mejorado y se ha sensibilizado. Eso ha sido de gran ayuda para la música. Por otro lado, he tenido control de mis reacciones emocionalesy corporales que antes no…. Y por último, de lo que he podido notar es que me siento con más energía. Eso también es algo que hay que considerar: la energía que entra al oido da energía al cerebro y al sistema nervioso. Fabuloso, ¿no es cierto?

Obviamente hubo alti bajos en esos días, sensaciones, reacciones emocionales y mentales. Algo muy importante es que es mejor tener un proceso de consciencia interna y acompañamiento, de estar presente, de meditatividad y observación, no identificarse y dejar que esa energía y reacciones salgan. En algunas ocasiones no ha sido fácil, ha sido un trabajo de ser honesto y humilde con uno mismo y los que me rodean. Después de esta primera fsse tuve 4 semanas de descanso y volví por la segunda. No sin antes hacer un test de escucha de salida y uno de enteada a la segunda fase.

En efecto el test reflejó que la escuccha de mi oido izquiero se amplió y que en general se estaba dando un equilibrio entre las escuchas interna y externa.
El cerebro y la música, el sonido y la energía, están conectados. Estoy con mucha intriga de conocer sobre el Método Tomatis, me intrigo qué descubriré desde mis perspectivas de músico, psicólogo, sanador… Pero siendo honesto, dejemos el bla bla… Esto hay que seguir viviéndolo, y de lo que he experimentado hasta el momento les comparto esto. Espero pueda ayudar a alguien que busca alguna vivencia del Método Tomatis. Y como todo en la vida es un 50-50, ser disciplinado, motivarse, y tener fe. Primero es el salto de fe, luego la confianza.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s